En consonancia con la situación económica que atravesamos, marcada por la invasión y guerra de Rusia en Ucrania y el incremento del coste de la vida, las matriculaciones de automóviles de turismo registran un importante retroceso, que frota el 30% tanto en Cataluña como el resto de España.


El mercado catalán respecto al español ha seguido una tendencia paralela este mes. El cierre del trimestre nos sitúa con una bajada de matriculaciones acumulada del 10%. Tenemos que valorar estos datos como negativas y un síntoma más de la crisis económica europea. Esto, evidentemente, tiene unas consecuencias directas en el sector, pero también tienen un impacto directo en la actividad económica y en el frenazo de la renovación del parque automovilístico, que provoca el envejecimiento del parque. La incorporación de vehículos al mercado reduce las emisiones medioambientales y mejora la seguridad viaria, además de la consecuente recaudación fiscal vinculada a la compra del vehículo. Así pues, la renovación del parque tiene que ser uno de los objetivos de los gobernantes.

En el sector y desde Fecavem, confiamos que el mes de abril que coincide con la Semana Santa sea mejor, pues es un momento propicio para la compra de vehículos. Si entramos en el detalle, tenemos que hacer referencia al sector de las dos ruedas, que ha bajado algo menos. Las matriculaciones de motocicletas han bajado un 7,7%. Las matriculaciones de ciclomotores experimentan una mejora del 52% motivada por la compra de unidades destinadas a moto-sharing en la provincia de Barcelona. Y finalmente, el sector industrial sufre la misma tónica negativa de automóviles y vehículos de dos ruedas, bajando en su conjunto hasta un 47,9%.

Mercado de automoción en Cataluña

A continuación adjuntamos el informe de matriculaciones del mes de marzo para que podáis verlo y analizarlo.